• Es importante mantener la calma durante todo momento.
  • Asegurase de no gritarle al niño
  • Es de vital importancia poder ofrecerle al niño una sensación de protección y brindarle un clima de confianza durante cualquier emergencia.
  • Si es usted una persona de algún cuerpo de rescate es necesario que se identifique ante el niño.
  • Es útil darle a entender que están seguros, que todo está bien y que sus familiares vendrán por ellos.

La comunicación en niños con discapacidad usualmente es limitada.

Puede resultar preocupante para un adulto tratar de comunicarse en medio de una emergencia con niños que tienen alguna discapacidad, como por ejemplo personas con autismo.

La reacción de los niños en general ante una emergencia es la de alertarse, y en respuesta a esa alerta tomar acción de alejarse del lugar donde está el daño. Pero en los niños con discapacidades podemos entender que la reacción no es la habitual. La mayoría de los niños con impedimentos relacionados a la comunicación usualmente no les es fácil comprender el contexto en el que suceden las emergencias.  Es de vital importancia poder ofrecerle al niño una sensación de protección y brindarle un clima de confianza durante una emergencia.  Para lograr que el niño pueda asimilar la situación, es necesario evitar conductas abruptas, típicamente provocadas por nuestra propia respuesta biológica con el aumento de la adrenalina en nuestro cuerpo, como respuesta a las señales de alerta, sin embargo es necesario hacer todo lo posible por no alterarlos.

Para promover una autorregulación sensorial adecuada en el niño y facilitar una comunicación directa, y por tanto más efectiva y eficiente, es aconsejable mantener la calma durante todo momento. Si es posible minimizar el efecto de ruidos excesivos, incluyendo sirenas y megáfono; por ejemplo, tapando los oídos del niño.  Es útil establecer contacto directo con el niño y asegurase de no gritarle, pues muchos niños son hipersensibles al ruido y los gritos. Lo próximo seria localizar un área segura donde pueda percatarse de que el niño estará a salvo y alejado de la zona de peligro.

Se ha entendido que muchas veces los niños con discapacidades no comprenden bien lo que es una emergencia y por lo tanto tratan de regresar a sus espacios en donde se encontraban previo a la emergencia.  Para facilitarle a ellos entender y conectar con los adultos, las personas de rescate, por ejemplo, es necesario que se identifiquen y puedan enseñarles que son personas comunes y que no es un juego.

Cuando necesiten conversar con un niño con una discapacidad es útil darle a entender que sobre todo están seguros, que todo está bien y que sus familiares vienen por ellos.  La calma del adulto les dará a los niños la seguridad que necesitan para esperar y mantenerse equilibrados.

La calma del adulto les dará a los niños la seguridad que necesiten para esperar y mantenerse equilibrados.

Déjanos un comentario :)

¡Quedemos en contacto!

Recibe información relevante que cambiará tu vida y se parte de nuestra familia Bien-être